ENANO

Ese sería el calificativo con el que definirías a Tyrion Lannister. Y digo calificativo porque sería lo único que le dirías si pretendieras ofenderle.

Él te miraría (si mereces la pena)  y rebatiría tu afirmación con una de sus ingeniosas frases.

(Con Bran en Invernalia)
BRAN: ¡Yo no soy un tullido!
TYRION: Entonces yo no soy un enano. Mi padre se alegrará mucho cuando se entere.

En Juego de Tronos se narra las guerras, alianzas, traiciones y entresijos de las luchas de poder de 7 reinos, y como a la que te descuidas tu cabeza deja de estar sobre tus hombros.

Juego de Tronos, es una obra coral en donde todos los personajes tiene su importancia, pero de entre todos quizás, hay uno que destaca de entre todos y ese es Tyrion Lannister. Un enano hijo de una de las familias más poderosas que ha cultivado su mente como arma en un lugar donde no se puede fiar uno de nadie. Sus frases y su elocuencia es lo que le hace una ficha estratégica en el tablero.

Mi hermano tiene su espada, el rey Robert tiene su maza, y yo tengo mi mente. Pero una mente necesita de los libros igual que una espada de una piedra de amolar, para conservar el filo.

Tyrion se aprovecha de su defecto, convirtiendolo en una fortaleza.

La arrogancia de la gente hace que le ignoren,  y que no le tengan en cuenta por su estatura, y es en esos momentos de guardia baja de los adversarios cuando el blande su arma más poderosa, su cabeza. No para acabar con ellos, si no para aprovecharse de sus fortalezas. Va tejiendo una hilvanada red de contactos y favores que le permiten obtener su objetivo, “mantenerse vivo”.

En el mundo empresarial debemos tejer una extensa red de contactos y favores, sin que nuestra cabeza deje de estar sobre nuestros hombros.

Podemos marcar una serie de normas que nos ayudarán.

  • Evita políticas destructivas, conseguirás más siendo constructivo
  • Se consciente de tus virtudes y tus defectos
  • Mejora tus habilidades
  • No te rindas ante las adversidades
  • Ten claro el destino, el camino no siempre está trazado.
  • Se humilde y acepta las críticas
  • Usa los oidos y escucha
  • Llegar a la cima de la montaña no lo es todo, tienes que bajarla sano y salvo.
  • Conoce tu entorno, éste es dinámico

Aquí unas cuantas perlas

“Tengo una idea bastante precisa de cuáles son mis puntos fuertes y mis puntos débiles. Mi mejor arma está en el cerebro”.

“(¡La muerte es tan… definitiva!) Mientras que la vida está llena de posibilidades”.

“Una mente necesita de libros igual que una espada de una piedra de amolar, para conservar el filo. Por eso es que leo tanto”.

“Los planes son como la fruta, tienen que madurar”.

“Las coronas afectan de manera extraña a las cabezas que ciñen.”

Si le cortas la lengua a un hombre no demuestras que estuviera mintiendo, demuestras que no quieres que el mundo oiga lo que pueda decir.”

“No se trata de qué hacemos, sino de por qué lo hacemos.

“Aprende a usar más las orejas y menos la boca, o tu reinado será más corto que mi estatura.”

“Nunca olvides qué eres, porque desde luego el mundo no lo va a olvidar. Conviértelo en tu mejor arma, así nunca será tu punto débil”.

“Pillar a la gente desprevenida tiene muchas ventajas. Nunca se sabe qué vas a aprender”.

“Abrir los ojos es lo único necesario. El corazón miente y la mente engaña, pero los ojos ven. Mira con los ojos. Escucha con los oídos. Saborea con la boca. Huele con la nariz. Siente con la piel. Y sólo luego piensa, y así sabrás la verdad”.